«Los pueblos no son, ni deben ser el jardín de las ciudades”

Entrevista a Jorge Verdasco, Presidente de «Resistiré Rural»

“Resistiré Rural” es una plataforma colaborativa sin ánimo de lucro, que conecta y da visibilidad a productores, autónomos, jóvenes y ayuntamientos, además de ser una herramienta de apoyo e intervención local para combatir la despoblación en Extremadura.

Por Virginia Fernández Ruiz,

Muchos se preguntan por dónde empezar, cuando deciden dar el paso de abrir un negocio en el mundo rural, o tratar de quedarse a vivir y trabajar en un pueblo de la llamada “España Vaciada”: aquellas zonas donde se ha ido produciendo un éxodo paulatino por la falta de expectativas laborales y vitales, en una tendencia imparable de migración hacia las ciudades, donde tendemos a concentrarnos y donde empezamos a disociar la producción del consumo. En ese sentido, sería interesante y necesario generar o establecer lazos de colaboración entre la ciudad y el mundo rural, para tratar de empoderar la toma de decisión de los consumidores, pero también para dar herramientas y apoyo a todos aquellos que actualmente están pensando en resistir o en reinventar las reglas, optando por una posible vida fuera de las ciudades.

A la hora de hablar de la vulnerabilidad en el mundo rural, el presidente de “Resistiré Rural”, Jorge Verdasco, no solo apunta a las dificultades más obvias como pueden ser: el alto índice de desempleo, la inexistencia de relevo generacional o la dificultad para encontrar trabajo cualificado y bien remunerado. A todo esto, hay que sumarle los obstáculos de la burocracia y falta de ayudas que se encuentra el emprendedor a la hora de abrirse camino en el mundo rural. Otra cuestión fundamental es la necesidad urgente de impulsar un cambio en lo que respecta planificar, proyectar y actuar sobre nuestro futuro, algo en lo que quizás aún andamos algo desorientados.

“En cierto sentido, es indiferente estar económicamente bien o mal situado, lo cierto es que nuestro medio está en estado de emergencia vital y todos somos vulnerables. El mismo medio rural ha demostrado su vulnerabilidad, todos sus habitantes realmente subsisten en un modelo de vida que está llegando a su desaparición y por lo tanto urge su reacción para encaminar su futuro hacia la sostenibilidad y así cambiar la vulnerabilidad por la estabilidad”, sostiene.

Actualmente, según su opinión ser emprendedor en el mundo rural es una auténtica “misión para superheroínas”, ya que un emprendedor tiene que hacer frente a muchas desventajas: problemas de comunicaciones, conectividad, poca población a la que poder ofrecer un producto o servicio, con un bajo nivel adquisitivo. Además de la dificultad existente de poder encontrar espacios e instalaciones desde donde poder ofertar el servicio o producto.

“El emprendedor que quiera aceptar el reto de crear un negocio en el mundo rural deberá ser capaz de adoptar una visión de futuro que sepa incluir y cuidar los conocimientos, las personas y los recursos del propio medio donde quiera desarrollarse”, según Verdasco.

Por otro lado, también será necesario una población rural que sepa acoger nuevos pobladores y abrirse a nuevas costumbres compartiendo servicios y recursos con esos nuevos emprendedores en igualdad de condiciones. “Por desgracia los servicios y recursos son muy escasos y su falta de disponibilidad genera graves conflictos entre vecinos, lo que puede llegar a tensar la convivencia”, subraya.

Las plataformas o colectivos que defienden dinamizar o repoblar zonas rurales han conseguido poner este problema en la agenda política, pero la población general se mantiene muy inactiva. “Actualmente, se están aplicando unas políticas muy alejadas de nuestra realidad, que han mantenido a los pequeños pueblos relegados a un plano cada vez menos relevante”, afirma. Concretamente, en Extremadura, las entidades públicas, es decir los ayuntamientos, se han convertido en grandes empleadores de la región, pero no acaban de ejercer el rol esperado de dinamización o impulso planteado en sus inicios. Considera que esa oferta laboral es fundamental y necesaria para ayudar a la población más vulnerable, pero que se desarrolla de un modo desvirtuado.

Por otro lado, según Jorge Verdasco se está transmitiendo una imagen idealizada de lo que supone dar el paso de irse a vivir al campo, sobre todo en los pueblos de la llamada “España vaciada”, ubicados en un radio superior de 50 km de las ciudades. “Los pueblos no son, ni deben ser el jardín de las ciudades”, declara. Los pequeños pueblos rurales, son otra cosa muy diferente, son ese espacio que ocupa un 80% del territorio nacional y solo aloja al 15% de la población. Eso significa que no tiene los servicios, ni las oportunidades, ni las posibilidades de relacionarse que ofrece una ciudad y que para trasladarte allí tienes que estar aceptando un nuevo inicio, una nueva manera de ver y una nueva manera de dar y pedir a la vida.

“Volver a la España rural real es aceptar un viaje a terrenos difíciles, desconocidos, y a la vez apasionantes. El retorno al medio rural puede ser la gran aventura para el hombre del siglo XXI.” enfatiza. Sin embargo, opina que aún no ha calado esa manera de afrontarlo y que cuando se produzca, ese movimiento estará probablemente más relacionado con un éxodo urbano, que con un retorno querido y respetuoso al medio rural.”

POTENCIAR LAS AYUDAS, REDES PARTICIPATIVAS Y COLABORATIVAS

En este contexto, cree imprescindible abrir nuevos canales de participación ciudadana, canales que permitan a los pobladores ser protagonistas en la toma de decisiones. “Hablo de aceptar que en tu entorno puedan surgir ideas, muchas veces disruptivas y novedosas que oferten planteamientos realmente innovadores y valientes”, y también porque es importante ajustar la manera de tomar decisiones, al lugar desde donde se originan y al lugar desde donde se ejecutan. El Papel y la posición de las mancomunidades o comarcas debería ser reforzado, lo que permitiría trabajar de una manera más global dentro de lo local, según su opinión.

En lo que respecta a las ayudas, nos cuenta que concretamente en Extremadura existe en marcha un plan de retorno para jóvenes, concediendo una pequeña suma de dinero para retornar, un máximo 3000 euros. También se potencia a las empresas de extremeños la contratación de retornados y se puede acceder a microcréditos si es que además de retornado quieres emprender. “A pesar de todo, se siguen marchando 2000 jóvenes anualmente de nuestra región, el saldo de resultado es desolador”, recalca.

Por otro lado, “Resistiré Rural” cree en la importancia de las redes para tratar de acompañar en el proceso de emprendimiento y asesorar a todas las personas que apuestan por quedarse a vivir y trabajar en zonas rurales de Extremadura, concretamente en municipios rurales de menos de 20.000 habitantes. Desde hace un año pertenece a la plataforma regional de Extremadura vaciada. Dentro de esa plataforma se integró en la mesa de trabajo denominada “Mesa de proyectos y emprendimiento”, donde Resistirerural lanzó la idea del GEADER (Grupo de Evaluación y Apoyo al Desarrollo Rural).

Se trata de un proyecto gestionado y coordinado con la asociación por la Restauración del Paisaje tradicional Verato (RPV). El proyecto está orientado a dinamizar los territorios comarcales de Extremadura, desarrollando proyectos específicos productivos, herramientas de mejora de gestión para técnicos locales, estudios de investigación sectoriales de las diferentes comarcas y evaluación de programas de intervención públicos.

“Este proyecto lo desarrollamos junto a la Universidad de Extremadura y junto a la Universidad Complutense de Madrid, a través de los convenios educativos que tenemos firmados con ellas y gracias a los cuales sus alumnos pueden desarrollar los trabajos mencionados, solicitados por las entidades locales dentro de sus trabajos de fin de grado y fin de máster.”

El enlace para ver este proyecto, que se encuentra en fase piloto es:  https://resistirerural.com/geader-ex/

Si quieres formar parte del equipo de Resistiré Rural te invitamos a visitar su página web. “Resistiré Rural” apuesta por la multidisciplinariedad de su equipo, ya que saben que son múltiples los aspectos a tener en cuenta para revitalizar el entorno rural y atraer nuevos pobladores. Los colaboradores saben de la importancia de mantener y proteger el entorno, ofreciendo una nueva mirada sobre el medio rural, poniéndolo en valor para garantizar su supervivencia.

Puede participar en ella cualquier pequeño autónomo y/o productor que pertenezca a municipios rurales de menos de 20.000 habitantes

Publicado por cuentameloenverde

Cooperación, empatía e imaginación son las claves para hacer el cambio posible.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: