Turismo Sostenible: Un viaje para redescubrir el patrimonio natural, a los artesanos y los pequeños productores

Entrevistamos a María Pérez de Arenaza, fundadora de Singular Spain, un emprendimiento de rutas por la naturaleza y por los pueblos que rinde homenaje a los mejores embajadores de nuestro patrimonio rural.

Por Virginia Fernández Ruiz,

El turismo sigue siendo uno de los pilares fundamentales de la economía en España, concretamente aporta el 11,7% del PIB y genera empleo para el 12,2% del total de afiliados en España, según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Sin embargo, en los últimos tiempos es necesario reinventarlo, con el objetivo de que siga siendo una fuente de ingresos, sin que erosione nuestro entorno, disminuyendo las emisiones de CO2, huyendo del estereotipo de las típicas vacaciones costeras de sol y playa. A día de hoy se habla mucho de la España vaciada, pero la gran pregunta y reto al respecto sería ¿cómo se pueden revitalizar los pueblos y el patrimonio nacional sin dañarlos?

María Pérez de Arenaza, fundadora de Singular Spain, un emprendimiento que organiza rutas de turismo sostenible, lo tiene claro en ese sentido: se trataría de idear rutas diversas cuyo objetivo sea dar valor a todos aquellos oficios, artesanos, productores o investigadores que permitan redescubrir el entorno rural. “Gente que con sus oficios están construyendo algo de manera artesanal, con respeto, donde exista arraigo y se de valor a la cultura y al patrimonio local”, afirma.

A sus 51 años, periodista y procedente del sector editorial del mundo de la moda, María decidió dar un vuelco a su trayectoria y sacar adelante su propio negocio, con toda la dificultad y coraje que esto conlleva, en un momento en que se dio cuenta que necesitaba progresar profesionalmente en otro sentido, apostando por algo, que según sus propias palabras sí merece la pena dar a conocer y compartir.

Ahora mismo se encuentra inmersa en un proceso de investigación de campo, visitando a bodegueros, ganaderos y artesanos por todo el territorio nacional, con el objetivo de diseñar rutas que sean capaces de transmitir la calidad del trabajo bien hecho, y ser capaz a la vez de contagiar su entusiasmo y curiosidad por el patrimonio rural. Para el mes de julio prevé que arrancará la primera ruta, después de haber realizado un largo trabajo de estudio de campo.

Investigación e innovación

Existe actualmente un movimiento de vuelta a la naturaleza y al mundo rural, sobre todo desde que se inició la pandemia, generando un cambio de perspectiva con respecto a lo que significa el bienestar y la felicidad. Para María, que se define también a si misma como una urbanita, ha sido sobre todo un descubrimiento ver cuántos proyectos interesantes se están llevando a cabo en el mundo rural, algo que supone una fuerte motivación.

Según su opinión, una de las claves de la sostenibilidad tiene que ver también con los procesos de investigación que existen para dinamizar el entorno, atrayendo a un tipo de turismo que tiene un innegable interés cultural y humano por redescubrir el patrimonio rural, y que por otro lado también dispone de tiempo y de un cierto poder adquisitivo.

“Sería también muy necesario para la sostenibilidad la posibilidad de desestacionalizar el turismo, generando un tipo de turismo más singular”, añade. En su caso, su público mayoritario se centraría en los jubilados, pero su iniciativa estaría abierta a cualquier persona que quisiera conocer de primera mano y de manera más profunda el patrimonio rural. Se trataría de un intento también de concienciar y abrir los ojos a la gente, a través del descubrimiento.

Impacto positivo generando comunidad

“Lo interesante de todo esto es coger lo mejor de la sabiduría del pasado, de la materia prima y del entorno y con todo eso hacer algo contemporáneo”, añade, segura de que el vínculo con el territorio y el respeto por la naturaleza se adquiere a través de la divulgación y la experiencia en primera persona.

En ese sentido, nos comenta que existe incluso una corriente que se denomina “turismo regenerativo”, donde además de sostenibilidad se busca directamente dejar una huella positiva en el entorno. El viaje como experiencia vital, capaz de despertar conciencias y generar conocimiento a través de las alianzas y los vínculos afectivos, que son claves para hablar de una auténtica transformación.

Sin embargo, según su opinión, uno de los principales obstáculos a la hora de afianzar estas rutas, sería generar relaciones de confianza y compromiso con los propios productores, ganaderos y artesanos implicados, que no están acostumbrados a recibir visitas de este tipo. Algo que es cuestión de tiempo, pero que es fundamental para generar continuidad a la hora de hacer accesibles estos entornos, siempre desde el cuidado y el respeto.

Ser parte de una comunidad que fomenta el respeto y la curiosidad por el mundo rural sería un buen punto partida, y sobre todo comprobar que los itinerarios propuestos generan un impacto positivo tanto para este nuevo tipo de turismo, como para los propios actores rurales implicados.

Para más info visitar Singular Spain

Publicado por cuentameloenverde

Cooperación, empatía e imaginación son las claves para hacer el cambio posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: